Conéctate para seguir esto  
Seguidores 0
FPI

Mini Roadster: placer para dos

3 posts en este tema

[img width=629] 197-Mini-Roadster-portada.jpg

  • Es más bajo que el Cabrio y conserva los tres volúmenes del Coupé
  • Se vuelve a recurrir a un techo de lona pero con accionamiento manual
  • Potencias desde los 122 CV del Cooper a los 211 CV del JCW
El desafío de ingeniería que trae implícito cada proyecto de Mini es considerable. Entre el original y las distintas mutaciones (Cabrio, Clubman, Countryman, Coupe y ahora Roadster) hay muchísimos matices, pero siempre permanece un algo que sólo se puede percibir cuando se le da al contacto y se suelta embrague. Esa forma de moverse sobre el asfalto que lleva a muchos a compararlo con un kart y que se repite en el Roadster, un coche que Mini presentó en Almería esta pasada semana con presencia de los principales medios nacionales, entre ellos, MotorEnLinea.es. Rosa Caniego, directora de Comunicación de BMW Group España y su responsable de prensa, Enrique Rodríguez, desgranaron las claves de su modelo más deportivo y desenfadado junto a Esteban López, responsable de Formación Técnica esta empresa.

Igual que hay coches que parecen hechos de dentro hacia fuera y viceversa, los Mini parecen levantarse sobre una misma base a la que, como si fuera un lápiz de memoria, se le puede grabar esa forma de entender el dinamismo mientras a su alrededor todo cambia. Todo o casi, porque el Roadster tiene su propio carácter –además de ser el primer deportivo biplaza dentro de una categoría Premium-, pero a la vez comparte multitud de rasgos de estilo ya no sólo con el Coupé, también con el resto de los modelos Mini.

Se repiten los pequeños voladizos que llevan las cuatro ruedas a los extremos, la elevada línea de cintura o muletillas de todo Mini como la parrilla, los faros redondos, los pilotos traseros y un inmenso etcétera que, repasándolo, hace aún más increíble que cada uno de los seis Mini que hay ya en el mercado tengan personalidad propia. A pesar de ese vínculo estético tan fuerte, se puede apreciar que las similitudes del Roadster son mayores con el Coupé que con el otro descapotable –y hasta ahora único- de la familia: el Cabrio. Como aquél, presenta un parabrisas más tendido (13º concretamente) y, al prescindir de las dos plazas traseras, conserva con la capota puesta los tres volúmenes que traza el perfil del Coupé. Esto también permite mantener una zaga con mucha más presencia que el Cabrio al estar algo apuntada. Además, es 20 milímetros más bajo.

Apuesta por la lona

Habiendo ya un descapotable con techo de lona, perdiendo las dos plazas traseras y, además, viendo el aspecto de su hermano Coupé, éste quizá era el coche ideal para haber apostado por un techo duro retráctil. Pero en cuestiones como ésta, el comportamiento dinámico y, también, el 'purismo roadster' está por encima de otras consideraciones y por reparto de pesos y el poder mantener un centro de gravedad muy bajo, se optó por uno de lona con accionamiento manual. El fabricante también alega razones de estilo, ya que la tela refuerza el carácter británico “purista y clásico”. Existe una opción de una capota semi automática que sólo requiere el bloqueo y desbloqueo manual a través de una palanca cuyo precio ronda los 700 euros y que trae consigo unos 20 kilogramos extras.

Al cerrarse, el techo imita la forma del que monta el Coupé y las propias barras antivuelco recuerdan los tres volúmenes de éste cuando la capota queda almacenada en su compartimento trasero. Independientemente de que esté o no guardada, el maletero tiene una capacidad de 240 litros, si bien para sacarnos de algún que otro apuro al cargar con objetos más largos de lo habitual, existe un paso entre éste y el habitáculo.

Para garantizar su carácter distintivo el nuevo Roadster se puede elegir con dos pinturas normales y seis metalizadas. La capota siempre es de color negro pero se puede recurrir a las franjas deportivas, disponibles en tres tonalidades: negro, plata y sólo para la versión John Cooper Works, en rojo. Además incorpora de serie llantas de aleación ligera que según el modelo pueden ser de 15, 16 ó 17 pulgadas.

También es muy característico del Roadster el pequeño alerón desplegable de forma manual o automática a partir de los 80 km/h y que aporta una carga aerodinámica extra a altas velocidades para estabilizar el tren trasero. Según nos explicó Esteban López, se calcula que a alta velocidad se aplica sobre éste una fuerza equivalente a 40 kilogramos.

En el interior, la variedad de acabados y tapicerías acrecienta su valor individualista y su condición de biplaza. De nuevo aquí se viste al Roadster del uniforme Mini, con la ventaja en su caso de que es tan distinto a todo lo que ofrecen las demás marcas, que sigue siendo encantador. Pero a diferencia del exterior e independientemente de la línea de color escogida, de los tapizados y de los listones embellecedores, el tono que manda es el ‘Carbon Black’. Y es así por una sencilla razón: para que el conductor sólo se centre en lo que hay frente al morro del coche.

En cambio, sí son personalizables los asientos (deportivos en el Cooper S, Cooper SD y John Cooper Works), los seis posibles embellecedores y cinco acabados ‘Colour Line’. Todo esto ampliable con paquetes como el ‘Chrome Line’ o el catálogo ‘Mini Yours’ de opcionales.

El equipamiento de serie es muy completo: climatizador automático, dirección asistida en función de la velocidad, ‘Park Distance Control’, radio CD compatible con MP3 y conexión auxiliar. Con el fin de aumentar el nivel de confort y poner el acento en esa capacidad de personalización se puede recurrir a una serie deequipos opcionales tales como faros xenón, luces autoadaptables, faros de color negro, sistema de acceso confort y ‘Always Open Timer’. Adicionalmente pueden aprovecharse en el Roadster las innovadoras funciones de información y entretenimiento de Mini Connected.

Cuatro motores sobrealimentados

La oferta de motorizaciones se compone de tres versiones en gasolina y una diesel, todas con cuatro cilindros y sobrealimentación ya conocidas en el BMW Group pero cuya gestión electrónica ha sido adaptada a las especificidades de este pequeño biplaza. Como ocurre en el Coupé, el rango de potencia de estos motores empieza con los 122 CV del Cooper Roadster, pasa por los 143 CV del Cooper SD Roadster (diesel) y los 184 CV del Cooper S Roadster, y llega hasta los 211 CV del John Cooper Works Roadster, el modelo más deportivo de la gama.

Clave en ese comportamiento en carretera al que hacíamos antes referencia es la rigidez de la carrocería que, al tratarse de un descapotable, ha tenido que ser reforzada en algunos puntos. También influye la dirección asistida electromecánicamente, que de manera opcional (y de serie en el JCW) puede disponer del Sport Button para imprimir en el Roadster un comportamiento más directo y dinámico. En este sentido, también hay disponible el extra del chasis deportivo, con una suspensión más firme, barras estabilizadoras más sólidas y muelles de mayor diámetro.

El control dinámico de estabilidad (DSC) es también común denominador en toda la gama y comprende a su vez otros dispositivos como el ABS, el distribuidor de frenada (EBD), la regulación de frenado en curvas (CBC), el asistente de frenado y el asistente de arranque en cuesta. No así el control dinámico de la tracción (DTC), sólo de serie en la variante tope, la John Cooper Works Roadster. Además de permitir alterar la sensibilidad del control para someterlo a las particularidades de una conducción deportiva o para echarnos un cabo al circular con unas condiciones de agarre deficientes, también incluye el control electrónico del bloqueo del diferencia (EDLC).

Piloto y copiloto están protegidos por airbags frontales y laterales para las cabezas y la zona torácica, un marco del parabrisas extremadamente rígido y barras antivuelco de acero pulido unidas con solidez a la carrocería. El lanzamiento oficial para toda España será el próximo lunes 26 de febrero y su precio va desde los 23.710 euros del Cooper Roadster hasta los 35.265 euros del John Cooper Works Roadster pasando por los 28.750 euros que comparten el Cooper S y Cooper SD Roadster.

Fuente>>> http://www.motorenlinea.es/articulo.php?id=3192

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Sin duda un exclusivo Mini Aunque eso de Lona y manual...  (chocao)

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Nada, que el estilo purista y clásico británico para ellos...  :( , yo techo rígido.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!


Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.


Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  
Seguidores 0

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No registered users viewing this page.