Mofler utiliza cookies para mejorar la experiencia de uso. Más información.
Usamos cookies propias y de terceros para realizar tareas de análisis. Al continuar entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.  
Usamos cookies propias y de terceros para realizar tareas de análisis. Al continuar entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.  
Club Peugeot 508
Página de fans y propietarios

Conéctate para seguir esto  
FPI

Peugeot 508 1.6 e-hdi 112 CV Allure, a prueba (I)

8 posts en este tema

Acabar el año con la prueba del Lamborghini del compañero Pepe supone echar el cierre a un 2011 por todo lo alto y nos deja con un listón muy alto por superar en el 2012. Para arrancar el 2012 no me tocaba recoger las llaves de ningún V12 italiano, lástima, pero bueno, no sólo de spaguettis y pizza vive el hombre y por desgracia hay que volver al terrenal mundo, donde las berlinas y compactos nos esperan.

Y para comenzar el año nuevo, las llaves de un brillante Peugeot 508 me esperaban. Me acerco, agarro el tirador y voila, el coche se abre, pienso durante un par de segundos en las bondades del mundo moderno y lo útil que es el keyless, ajusto el asiento, presiono el start y….arrancamos con la prueba de este Peugeot 508 e-HDI 112 caballos.

Pero quietos todavía. Antes de ponernos a hablar de las virtudes al volante de este francés, que os adelanto que son unas cuantas, toca centrarnos en otros muchos aspectos y conocer el modelo. Nos encontramos ante un 508 con el acabado Allure que tiene un precio de partida con esta motorización de 27.850 euros.

Un motor de 112 caballos con un consumo homologado de 4.2l/100km

Adentrándonos en las cifras de este coche, comenzando por su corazón e-HDI, nos encontramos con un propulsor de cuatro cilindros y 2 válvulas por cilindro que desarrolla una potencia de 112 caballos con una cilindrada de 1.6 litros y un par máximo de 285 Nm. Tiene una velocidad máxima de 197 kilómetros por hora con una aceleración en el 0 a 100 km/h de 11.9 segundos.

Los consumos oficiales homologados por el e-hdi son de 4.9 l/100km en circulación urbana, 4.2 l/100kmen ciclo mixto y 3.8 l/100km en extraurbano que más tarde, en la segunda parte de la prueba nos encargaremos de corroborar.

Acompañando al motor este Peugeot cuenta con una caja de cambios pilotada, con levas tras el volante, modo Sport y la posibilidad de accionarla manualmente a través de la palanca selectora. Mis impresiones de esta caja no fueron demasiado positivas en cuanto a velocidad de accionamiento, sobre todo habiendo dejado hace unas semanas antes la caja S-Tronic, pero las impresiones en circulación tendrán que esperar a la segunda parte de esta prueba.

Una buena estética con un útil maletero de 515 litros

Entrando en las dimensiones tiene una longitud de 4.79 metros, una anchura de 1.85 metros y una altura de 1.45 metros. Su maletero tiene una considerable capacidad de 515 litros. En cuanto a los neumáticos empleados durante la prueba, eran unos neumáticos Michelin Primicy HP con unas dimensiones de 255/55/R17. Su tara es de 1.485 Kg.

El maletero cuenta con una boca de carga no demasiado ancha pero que da paso a una gran profundidad. El maletero tiene apertura remota a través del mando y cuenta con espacios específicos en los laterales e iluminación.

Su diseño destapa la nueva línea a seguir por la marca tras la saga del 407, 307 y 20, destacando el frontal en tres alturas flanqueado por las líneas creadas por los faros y que recorren todo su perfil hasta la zaga, siendo esta de un aspecto más limpio y sencillo pero igual de efectivo y destacando la caída trasera del techo.

Estéticamente es un coche atractivo, a pesar de ser esto un detalle puramente personal. Tiene un buen diseño reforzado por la tonalidad blanca de este modelo, con un acabado perlado bastante bueno, acompañado por pequeños toques cromados. Consigue llamar la atención en este aspecto entre otros de sus rivales de la categoría.

Un diseño interior con una muy buena calidad de acabados

Toca dar el salto a su interior y adentrándonos en su habitáculo. Claramente es una de las mejores facetas de este Peugeot. El cuero de acabado blando recorre todo el salpicadero, dejando sólo la parte más inferior relegada al plástico duro. Tiene un aspecto muy bueno y un tacto igual de logrado.

Acompañando al acabado en cuero encontramos algunas de sus zonas en aluminio, como las tomas de los aireadores y otras en negro brillante en el puente central. En este sentido, me parece un acabado igual de bueno que su primo el Citroën C5, pero con un toque más juvenil. Destaca el pomo del cambio automático acabado en aluminio pulido o los asientos acabados en piel, cómodos y con buen agarre a los que sólo pondría dos pegas: tenían regulación manual y por otro lado, las “orejas” que aseguran el agarre lateral, por su diseño, van a sufrir mucho desgaste.

Su habitabilidad es bastante grande, con un buen espacio para las piernas del copiloto. En las plazas traseras el espacio para las piernas esta realmente bien y 5 adultos pueden viajar con total comodidad en este 508. Hay reposabrazos en la plaza del medio con espacio para objetos y tomas de aire para la calefacción.

En el puente central, bajo la consola encontramos el cenicero y el mechero, detalle que cada vez vemos menos y que en mi opinión podría ser sustituido por un espacio extra para cosas. Bajo el apoyabrazos encontramos un buen hueco, bastante práctico para la cartera o llaves, estando en este hueco también las tomas de USB y de 12V. al lado del apoyabrazos encontramos también un hueco práctico por ejemplo para el móvil, permitiendo pasar el cable desde la toma del apoyabrazos hasta este hueco a pesar de estar la tapa cerrada.

Al igual que en la prueba del Audi Q3, uno de los elementos que más me han gustado ha sido su iluminación interior. Detalles como la tira iluminada en la palanca de cambios o la gran luz que emite la luz de cortesía de la lámpara superior son bastante agradables tanto a la vista como útiles. Incluso como anécdota, en un control nocturno de la Guardia Civil estos alabaron la calidad que tenía a simple vista el interior.

Su volante tiene una buena ergonomía y acabado, tal vez peque de algo de exceso de volumen en su aro, pero no deja de ser un detalle nimio. Plástico suave y cuero que dan un totque agradable. No me ha parecido demasiado eficaz una cuestión en su diseño: los controles a través de ruleta. Otros modelos de Peugeot ubican los controles multifunción tras el volante, solución que tampoco me convence, me gusta que esté integrados a los lados del airbag, como en este 508, pero los controles por ruleta a veces pueden ser rozados en algunas maniobras sin querer.

El sistema multimedia del 508 cuenta con pantalla integrada en el salpicadero en la que además de los controles del audio, con reproductor de MP3 y radio, nos encontramos con el navegador GPS controlado a través de la ruleta que encontramos en el puente central.

Otro de los detalles curiosos de su equipamiento lo encontramos en el Head-Up display. A través de una pantalla que se eleva al dar al contacto y situada en el salpicadero frente al volante, podemos ver la velocidad a la que circulamos, la velocidad a la que 0etnemos fijado el control de crucero y en caso de tener activada la navegación con algún destino fijado, nos aparecerán también las indicaciones.

Pisamos el freno y bajamos la palanca hasta la D del cambio piloto. Toca ver qué tal se desenvuelve en movimiento este Peugeot. Pero eso será en la segunda parte de esta prueba.

Mas Información, Fotos y Fuente>>> http://www.diariomotor.com/2012/01/13/peugeot-508-1-6-e-hdi-112-cv-allure-a-prueba/

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Yo lo estuve viendo en el concesionario uno bastante equipado y el interior la verdad es que me gustó bastante. Eso sí la trasera no me termina de convencer...

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Muy buen consumo, pero creo que un coche así se merece un motor más grande. Aunque opino que está muy bien para gente con poco presupuesto o pocas pretensiones en cuanto a prestaciones. Un saludo.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

El 508 es, ante todo un buen coche que sigue la tradición exitosa de las berlinas de Peugeot: 405, 406 y 407 han encontrado en el 508 un digno sucesor. Le auguro un éxito en ventas, apoyado tanto en la tradición como en el aire de robustez y agilidad que están dando a sus productos. El equipamiento francamente es sobervio, aunque el motor sólo tiene justificación para quien busque bajos consumo y emociones descafeinadas.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Peugeot 508 1.6 e-hdi 112 CV Allure, a prueba (III)

Comenzamos la última parte de la prueba del Peugeot 508 e-hdi Allure de 112 caballos que nos ha acompañado durante estos días. En partes anteriores hemos conocido cómo es este 508, su estética, su acabado interior, sus dimensiones para dar paso más tarde al análisis de su comportamiento dinámico y sus consumos. Hoy toca poner fin a la prueba conociendo los detalles de su equipamiento, el coste de la unidad que hemos puesto a prueba y sus rivales.

Como detalles adicionales, durante la prueba hemos recorrido algo más de 1.000 kilómetros, cuando recogí este Peugeot tenía unos 300 kilómetros, por tanto no he podido apreciar ningún desgaste temprano de sus componentes ni ruidos, ni partes afectadas en su interior. Pero antes de sacar conclusiones conozcamos el acabado y el equipamiento de este Peugeot 508.

Acabado Allure: un precio de 29.993 euros para la unidad probada

Como hemos visto se trata de la versión Allure sobre el motor e-hdi y la carrocería berlina. Con esta configuración tiene un precio de partida de 27.850 euros. El color de la unidad es blanco nacarado, un tono totalmente aconsejable por mi parte, me gusto mucho el acabado, la apariencia que le daba y lo bonito que era de cerca este tono. El precio de la pintura blanco nacarado es de 557 euros.

El paquete Wip Nav Plus con Head Up Display y sonido HIFI es de 480 euros. Opcionalmente, en lugar de esta combinación de cuero-tela, hay disponible el tapizado completo en cuero, disponible en negro o beige, por 1.393 euros. El pack urbano con los sensores de aparcamiento tiene un precio de 336 euros.

Los asientos de esta unidad tenían regulación manual (salvo el ajuste lumbar en el conductor) y no eran calefatables. Añadir el ajuste electrónico y la función calefactable tiene un sobreprecio de 624 euros. La unidad probada, tenía climatizador bizona, el cuatrizona con cortinillas para las ventanillas tiene un precio de 432 euros.

Uno de los extras que más me gustan es el Pack visión con bi-xenón bi-direccionales con cañones LED y lavafaros. Me parece una excelente opción de seguridad en la que no escatimar. Su precio es de 760 euros. El precio final de la unidad probada es de 29.993 euros.

La gama del Peugeot 508: desde 23.300 euros

La gama del 508 la componen, en el escalón inferior, el acabado Access, que tiene un precio de partida de 23.300 euros con el motor 1.6 HDI (que no e-HDI) con cambio manual y 112 caballos. Por encima del acabado Access nos encontramos con el Active, que con la motorización probada tiene un precio de 25.250 euros. Finalmente, por encima del acabado Allure probado nos encontramos con el GT, disponible sólo con el motor 2.2 HDI con cambio automático y 204 caballos por 36.600 euros.

En el acabado probado, el Allure, nos encontramos con una gama de motores en la que encontramos el e-HDI de 112 caballos que hemos podido probar, el 2.0 HDI de 140 caballos manual por 29.000 euros, una versión más potente de este 2.0 HDI con 163 caballos por 29.850 euros, con cambio automático por 31.050 euros. En gasolina sólo encontramos el motor THP 1.6 de 156 caballos con caja manual o automática. En el primer caso con un precio de 28.000 euros, siendo de 30.050 con la caja automática.

Rivales en una reñida categoría: Citroën C5, Renault Laguna, Volswagen Passat…

Si con el Audi Q3 os decía que gran parte de los rivales podían llegar desde su propia casa, en este caso encontramos un modelo en particular que podría hacerle la competencia desde dentro: el Citroën C5.

Con un equipamiento algo más espartano, pero con igualdad mecánica, E-HDI 110 caballos y cambio pilotado de 6 velocidades, el precio es de 25.650 euros, con el acabado Seduction (el intermedio) y pintura blanco nacarado, que con el descuento queda en 23.241 euros.

Siguiendo con los galos, en Renault nos encontramos con el Laguna, con el acabado Dynamique Tomtom y el motor dci de 110 caballos eco2, añadiendo algunos extras para equipararse al Peugeot, básicamente el bi-xenón y los espejos electrónicos, queda con un precio de 26.182 euros, que con los descuentos actuales se sitúa en 23.682 euros.

Podemos añadir a la lista de alternativas al nuevo Hyundai i40. En la versión sedan, con el motor 1.7 crdi 115 caballos Bluedrive City, que tiene un precio de 25.000 euros.

Acudiendo a los fabricantes alemanes, nos encontramos por ejemplo con el Volkswagen Jetta. Inferior en concepto pero equiparable en el precio. El Volkswagen Jetta de 105 caballos TDI con cambio DSG tiene un precio de partida de 26.300 euros con el paquete Sport y con el navegador en color con pantalla táctil y con los descuentos actuales ya aplicados, que ascienden a unos 2.300 euros. Pero el que realmente podría plantar cara al 508 en la gama de Volkswagen es el Passat, que con el acabado Advance y el motor 1.6 TDI de 105 caballos y cambio manual, tiene un precio sin descuentos de 26.830 euros, 26.375 euros con descuentos.

Dentro ya de las marcas premium, nos encontramos con el nuevo BMW 316d, el modelo más bajo de la gama del Serie 3 y del que hace apenas unos días conocimos precios con un desembolso inicial de 29.950 euros con el motor de 116 caballos. Obviamente, sin añadir ningún tipo de extra, por lo que habría que sumarle unos cuantos miles de euros quedando por tanto con un precio superior y fuera de la posible rivalidad.

Conclusiones de la prueba: un producto equilibrado con un motor para el día a día

Comprobando las alternativas de otros fabricantes me parece un producto muy equilibrado. Muy bien acabado, con una buena estética y una buena percepción de calidad. El interior me pareció realmente bueno y con detalles muy favorables como la iluminación, el Head-up display o los acabados en aluminio o negro brillante.

El motor, a pesar de que se pueda antojar como escaso para las dimensiones y peso del vehículo, creo que es una buena alternativa para aquellos que tengan a este 508 como coche de uso diario, circulando por ciudad y viajes ocasionales. Tendrá en el 112 caballos e-hdi un producto excelente para moverse en ciudad (con consumos que con el uso habituado pueden bajar de 5 litros) sin renunciar al espacio a la hora de encarar un desplazamiento largo.

Como ya mencioné en una de las anteriores partes de la prueba, tener “sólo” 112 caballos no es algo catastrófico, podemos desplazarnos a velocidades legales sin ningún tipo de pega, adelantar sin peligro y movernos con total normalidad ¿qué no estaría mal un extra de potencia? Estoy de acuerdo con vosotros, pero tampoco lo eché en falta durante la prueba y los más de 1.000 km.

En definitiva creo que puede ser un buen candidato para familias que lo empleen a diario, viajes esporádicos (salidas de fin de semana, vacaciones…), que no busquen prestaciones puras ni un comportamiento dinámico sorprendente o divertido, pero sí demanden utilidad ofreciendo calidades y detalles de su interior que realmente me han gustado.

Fuente>>> http://www.diariomotor.com/2012/01/18/peugeot-508-1-6-e-hdi-112-cv-allure-a-prueba-iii/

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión

Conéctate para seguir esto  

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No registered users viewing this page.