Conéctate para seguir esto  
Seguidores 0
FPI

El SEAT un millón sale de fábrica

2 posts en este tema

23.01.2012 Francisco J. Riberas

SEAT se constituyó en 1950 y el primer automóvil salió de la cadena de montaje en 1953.

La Sociedad Española de Automóviles de Turismo, S.A. (SEAT) se constituyó el 9 de mayo de 1950 con un capital de 600 millones de pesetas. Estaba participada en un 51% por el extinto Instituto Nacional de Industria (INI), en un 42% por seis bancos españoles (Urquijo, Banesto, Bilbao, Vizcaya, Hispano Americano y Central) y en el 7% restante por la italiana Fiat.

En opinión de Francisco Riberas, presidente de Corporación Gestamp, gran empresa dedicada a componentes de automoción, acero y renovables, “la creación de SEAT, contando con Fiat como socio en la producción, fue una iniciativa esencial y necesaria para desarrollar una industria automovilística nacional casi inexistente en aquellos momentos”.

El primer automóvil SEAT, del modelo 1400, salió de la cadena de montaje en 1953, con la matrícula B-87223. En aquellos momentos, la fábrica contaba con una plantilla de 925 empleados y su producción diaria se limitaba a cinco unidades. Pocos años más tarde, en 1957, comenzó la fabricación del SEAT 600, que rápidamente se convirtió en el símbolo de la época por excelencia y en un elemento modernizador en las calles y carreteras españolas. Su elevado precio inicial, de 67.000 pesetas, no impidió que la demanda desbordara la capacidad de producción. La familia media española de la época, con un salario que rondaba las 60.000 pesetas anuales, se endeudó y aguantó largas listas de espera por este coche que causaba furor.

El 600 tuvo un efecto dinamizador de la vida social, con la generalización de las excursiones de fin de semana, el aumento del turismo nacional y la construcción de urbanizaciones a las afueras de las grandes ciudades. El SEAT 600 no era sólo un coche, sino que representaba un estilo de vida activo y dinámico al que todos los españoles aspiraban.

SEAT también desempeñó un papel clave en la transición del modelo productivo español, que pasó de tener una estructura eminentemente agrícola a otra donde cobraban importancia la industria y los servicios, principalmente el turismo. Este cambio vino favorecido por la coyuntura nacional; tanto el Plan de Estabilización de 1959 como los Planes de Desarrollo posteriores contribuyeron a la liberalización y crecimiento económico de España, su apertura al exterior y la entrada de capital extranjero.

Según Francisco Riberas “la industria del automóvil también participó en el desarrollo empresarial del país al modernizar la gestión empresarial, introduciendo en España conceptos industriales punteros como el just-in-time o el de calidad total”.

El sector de automoción se convirtió en uno de los principales impulsores del desarrollo económico y de los cambios estructurales que caracterizaron las décadas de los 60 y 70. Además de la producción de coches, se empezó a formar un entramado industrial de empresas auxiliares que contribuyó al aumento de la migración interna, con un desplazamiento de la mano de obra del Sur (Andalucía, Extremadura y Murcia) a Cataluña y a ciudades con fábricas de automóviles, como Vigo y Valladolid. España se convirtió en pocos años en un importante centro de producción para las principales empresas automovilísticas del mundo. En este sentido, Riberas apunta que “con SEAT se marcó la línea que se seguiría en el sector posteriormente, desarrollando una industria excelente en el proceso productivo, con un alto estándar de calidad y con unos costes muy competitivos. Esto atrajo nuevos centros productivos de varios grupos multinacionales a España, lo que dotó a la industria auxiliar y de componentes de una experiencia multicliente imbatible, que es sin duda uno de los atributos diferenciadores de las empresas españolas”.

Quiso el azar que el vehículo un millón fabricado por SEAT no fuera un 600 sino un modelo 124, que salió de fábrica en 1969. Han pasado más de 40 años desde entonces y SEAT sigue produciendo sus automóviles para un público cada vez mayor y con la vista puesta en China, el gigante oriental, donde ha llegado a acuerdos para iniciar la comercialización. Como señala Francisco Riberas “la plataforma de crecimiento para la industria se sitúa evidentemente en el exterior, con en torno al 75% de la demanda originada en mercados nuevos como Asia, Brasil o Rusia. El reto de la industria española es saber dar el salto y acompañar este crecimiento allá donde se produzca, manteniendo en España sus centros de decisión”.

Fuente>>>  http://www.expansion.com/2012/01/20/empresas/1327060624.html

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!


Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.


Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  
Seguidores 0

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No registered users viewing this page.